Comparando sueños: el caso de Vientos de agua