Gradaciones. Pascal y la politica